Portada Página anterior
Notas Monetarias - No. - Año
INTRODUCCIÓN

EL SISTEMA FINANCIERO Y EL DESARROLLO ECONÓMICO

ASPECTOS TEÓRICOS

Ívar Ernesto Romero Chinchilla

  1. INTRODUCCIÓN

Dentro de la actividad económica de cualquier país, la participación del sistema financiero representa un papel importante para su crecimiento económico. Por esta razón, resulta conveniente evaluar y cuantificar la evolución y desarrollo de dicho sistema y su contribución al crecimiento económico.

Entre los aspectos teóricos generales, relacionados con el sistema financiero, se coincide en afirmar que su función principal es contribuir con el logro de los objetivos de estabilización y crecimiento económico de un país. Al mismo tiempo, se le atribuyen ciertas funciones específicas como la creación, intercambio, transferencia y distribución de activos y pasivos financieros.

Tanto a nivel microeconómico como macroeconómico, se considera que todo sistema financiero debe cubrir ciertas funciones específicas, así como ofrecer algunos servicios que, en forma global, contribuyan a la obtención de un mejor desenvolvimiento del sector financiero individual, así como a la obtención de un mejor nivel de desarrollo económico. Por esta razón, es importante observar la evolución de todo sistema financiero señalando la importancia de que su crecimiento abarque, tanto aspectos cualitativos, en donde se pueda incluir una diversificación de los servicios ofrecidos por el sistema bancario, así como diferentes modalidades en la prestación de los mismos, y por otra parte, la evolución de los aspectos cuantitativos para que no se circunscriba básicamente a la expansión del número de bancos que compiten por ganar un segmento del mercado participante, sino que realmente represente el fortalecimiento de sus principales características como lo son la solidez, la solvencia y la competitividad, tanto en los mercados nacionales como internacionales.

    II. VINCULACIÓN ENTRE EL SISTEMA FINANCIERO Y EL DESARROLLO ECONÓMICO

En el pasado, el desarrollo y crecimiento económico de los países se vinculaba al proceso de industrialización, y se argumentaba que para salir del subdesarrollo era necesario promover la creación de un sector industrial dinámico; pocos años después se sustentó la teoría de que el crecimiento del sector agropecuario era también indispensable para poder proceder a la industrialización misma. No fue sino mucho más tarde que se consideró la importancia del sector financiero y se le incorporó sistemáticamente al debate sobre la teoría y práctica del desarrollo económico, argumentando que dicho sistema se justifica sólo en tanto promueva el mejoramiento general de la productividad y de esta manera propicie el desarrollo y crecimiento económico más acelerado.

En la actualidad, como una respuesta a las nuevas ideas planteadas por el fenómeno de la globalización de los mercados, y dentro de éstos, es importante considerar la necesidad del mejoramiento, consolidación y sistematización del sistema financiero para alcanzar un desarrollo económico sostenido. En tal sentido, la movilización y asignación de recursos, constituyen dos factores primordiales en el proceso de desarrollo económico.

Según Eduardo Lizano (1987), el sistema financiero promueve una mayor movilización de recursos, debido a varias razones:

  1. Desde el punto de vista del ahorrante

  1. Obtiene una mayor remuneración al sacrificar el consumo presente, es decir al ahorrar
  2. Disminuye el riesgo al ahorrar, gracias a una mayor diversidad de títulos-valores para invertir su ahorro, y por tener una gama más amplia de instituciones para realizar sus transacciones
  3.  

  4. Dispone de mayores oportunidades para ahorrar (diversidad de títulos-valores y de instituciones) y,
  5. Reduce el nivel requerido de sus reservas, así como el costo de su administración, debido, en parte, a la incorporación de activos financieros en la cartera de activos y, por otra, a la mayor liquidez de dichos activos.

  1. Desde el punto de vista del inversionista

  1. Obtiene los recursos financieros adicionales que requiere, a un costo menor
  2. Dispone de mayores oportunidades para obtener esos recursos financieros adicionales gracias a la mayor diversidad de títulos-valores y a la amplia gama de instituciones y,
  3. Disminuye sus requerimientos de fondos para fines de precaución y especulación, porque puede recurrir con mayor facilidad y frecuencia al mercado financiero.

  1. Desde el punto de vista de la economía total

Reduce el costo de la movilización gracias a una mayor especialización de los intermediarios financieros, lo cual permite disminuir los costos de buscar y colocar los recursos y de analizar los oferentes y en especial, los demandantes de fondos. Esta mayor movilización significa que el ahorro financiero tendería a aumentar. Esto a la vez podría afectar positivamente el ahorro y la inversión real en la economía. De ser así, los coeficientes marginales Ahorro/PIB e Inversión/PIB, se incrementarían, incidiendo favorablemente en el crecimiento económico.

El sistema financiero permite también una mejor asignación de los recursos de cualquier país. En efecto, la intermediación financiera desplaza recursos de proyectos, actividades y sectores de una rentabilidad relativamente baja o reducida, a otros de una rentabilidad más elevada. De esta forma, se logra más plenamente el aprovechamiento de las mejores oportunidades de inversión, lo cual significa que, con igual cantidad de recursos (tierra, capital y trabajo), el país logra una mayor producción, mejorando la relación producto/capital que, a la vez, propiciaría un crecimiento económico más acelerado.

El sistema financiero también provoca un efecto importante en la distribución del ingreso. En este sentido se han mencionado tres diferentes aspectos:

  1. El desarrollo económico más acelerado —gracias al fortalecimiento del sistema financiero— generará nuevas oportunidades de empleo, que constituye la fuente principal de ingresos de una alta proporción de la población
  2. El sistema financiero ofrece a los ahorrantes, incluso a los pequeños, mayor rentabilidad y mayor seguridad, debido a la participación de la intermediación financiera y,
  3. El sistema financiero ofrece a los productores e inversionistas, incluyendo a los pequeños, mayor acceso al crédito y un precio más reducido (menor tasa de interés), gracias a la competencia que se desarrolla entre los intermediarios financieros.

  1. FUNCIONES DEL SISTEMA FINANCIERO

El sistema financiero tiene como función principal contribuir con el logro de los objetivos de estabilización y crecimiento económico de un país. Asimismo, existen ciertas funciones específicas tales como la creación, el intercambio, la transferencia y distribución de activos y pasivos financieros.

Para el cumplimiento de estas funciones, se utiliza la producción y el suministro de ciertos servicios, de acuerdo con determinadas tecnologías, los cuales se compran y venden en una red de mercados en los que opera un conjunto de instituciones y empresas especializadas, contactándose con las familias o ahorradores que ofrecen recursos financieros y con los inversionistas y productores que los demandan. Estos grupos de ahorradores, inversionistas y productores pueden ser privados o públicos, o bien personas individuales o jurídicas (empresas o corporaciones), nacionales o extranjeras. De esta forma, el sistema financiero se convierte en un sector más de la economía, dedicado a satisfacer la oferta y demanda de servicios financieros para atender, entre otras cosas, las necesidades de producción.

Estos factores de la producción, insumos e información, tienen la característica de ser escasos, por lo que el funcionamiento —creación, fortalecimiento y expansión— del sistema financiero representa un costo de oportunidad importante para la comunidad, lo cual significa que el sistema se justifica sólo en tanto promueva el mejoramiento general de la productividad y de esta manera propicie el desarrollo y el crecimiento económico más acelerado del país.

B. ESTRUCTURA DEL SISTEMA FINANCIERO

Generalmente, el sistema financiero de un país está compuesto por el sistema bancario y por las instituciones financieras no bancarias. Asimismo, dentro del sistema existen otras instituciones como las compañías de seguros, los fondos mutuales y de pensiones, asociaciones de ahorro y préstamo, cajas de ahorro y los fondos de mercado de dinero. En algunos casos el desequilibrio entre oferta y demanda de fondos provoca el surgimiento de un sector financiero informal, que realiza actividades de similar importancia.

Corresponde a las autoridades monetarias de cada país (Junta Monetaria o Directorios), la dirección del funcionamiento del sistema financiero. Para el efecto, la mayoría de los sistemas monetarios se rigen por un banco central que tiene como objetivo principal la estabilidad del nivel de precios. De igual manera existe la institución encargada de la supervisión de las actividades de los intermediarios financieros.

C. ALGUNOS REQUISITOS DE TODO SISTEMA FINANCIERO

Para que el sistema financiero pueda cumplir sus objetivos, es necesario que se cumplan algunos requisitos a fin de lograr su adecuado funcionamiento, entre los cuales se pueden enumerar los siguientes:

  1. Desarrollo institucional
  2. La creación y promoción de instituciones financieras es una condición necesaria para el buen funcionamiento del sistema financiero. Estas instituciones han de ser sólidas, solventes, y de diversas especialidades. La diversidad es importante, porque de ella depende que se pueda ofrecer en el mercado financiero una amplia gama de servicios y transacciones financieras.

  3. Sistema de regulación y supervisión
  4. Para el adecuado funcionamiento del sistema financiero se requiere un detallado sistema de regulación y supervisión. Esto implica un complejo conjunto de leyes y reglamentos, de normas y disposiciones, a fin de asegurar que el sistema financiero cumpla satisfactoriamente sus objetivos; es decir, se debe proteger al público ahorrante, propiciar la competencia y asegurar la congruencia del sistema financiero. La labor de regular, supervisar y, a veces, controlar a las entidades del sistema financiero, no es una característica exclusiva de este sector productivo. Muchas otras actividades están también sometidas a las regulaciones legales y de otra índole. En general, la regulación y supervisión financiera deben tener como metas: i) buscar solidez y liquidez de las instituciones financieras; ii) garantizar la adecuada información al público; y, iii) prevenir y evitar sorpresas desagradables en cuanto a la observancia de las regulaciones vigentes por parte de los entes financieros.

    Las nuevas prerrogativas concedidas a los bancos comerciales los ha expuesto a mayores riesgos, por lo que la regulación debe cambiar, tomándose prudentes medidas preventivas, haciéndolas más estrictas y aumentando los estándares en áreas específicas. La confianza del público depende mucho de la regulación y supervisión a las cuales deben estar sometidas las entidades financieras.

  5. Propiciar un flujo de información adecuado y evitar la información asimétrica
  6. Un flujo de información veraz y suministrada oportunamente, es otro de los elementos básicos para dar debida protección al público, así como propiciar la competencia entre las diversas entidades financieras. Por ello, la información es de primordial importancia desde diversos puntos de vista: i) representa un elemento de juicio para que el público pueda tomar mejor sus decisiones; ii) es un instrumento indispensable para que los entes encargados de la regulación y supervisión puedan apreciar la situación y el desenvolvimiento de las instituciones financieras; y, iii) exige a cada una de las entidades financieras suministrar información que sirve de base a las demás para formarse un criterio sobre su condición actual y expectativas futuras.

  7. Marco legal

El funcionamiento del sistema financiero requiere un marco legal claro, preciso y que pueda ser revisado y renovado permanentemente. Cuanto mejor se pueda hacer cumplir los contratos y cuanto más expedito sea el sistema de sanciones y penas para quien lo incumpla, mejor funcionará dicho sistema financiero.

D. PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE UN SISTEMA FINANCIERO

En la medida en que se cumplan satisfactoriamente los requisitos antes mencionados, mayores serán las posibilidades de asegurar una operación adecuada del sistema financiero, el cual, como mínimo, debe reunir tres características:

1. Crear confianza

El sistema financiero debe ser capaz de crear confianza en los agentes económicos (ahorradores, inversionistas, productores, etc.). Esta confianza ha de basarse en:

  1. La seguridad jurídica, la cual ayuda a reducir el riesgo sistemático del mercado, de toda transacción financiera
  2. La seguridad financiera, a fin de reducir el riesgo de quienes participan en las transacciones financieras y,
  3. La información, ya que un flujo adecuado de ésta es otro de los elementos esenciales para crear un clima de confianza en el sistema.

2. Promover competencia

Todo sistema financiero depende no sólo de la flexibilidad y libertad de que disponen los entes financieros, sino en forma fundamental del grado de competencia que exista efectivamente entre ellos; solo así, los intermediarios financieros se preocuparán por mejorar los servicios y aumentar la productividad, reduciéndose los costos de las operaciones financieras.

3. Propiciar la congruencia

Los intereses legítimos de las diversas entidades del sistema financiero con frecuencia son diferentes. Ello podría ocasionar pautas de conductas que impidan o aún socaven las políticas económicas emanadas de los entes rectores del sistema financiero.

E. SERVICIOS QUE PRESTA EL SISTEMA FINANCIERO

A nivel microeconómico, las entidades financieras proporcionan servicios relacionados con uno o más de los siguientes temas:

  1. Transformación de activos financieros que se adquieren por medio del mercado financiero y su conversión a diferentes o más aceptados tipos de activos que llegan a ser sus pasivos
  2. Intercambio de activos financieros en beneficio de sus clientes
  3. Intercambio de activos financieros para sus propias cuentas
  4. Asistencia en la creación de activos financieros de sus clientes y la venta de esos activos financieros a otros participantes del mercado
  5. Proporcionar avisos de inversión a otros participantes del mercado y,
  6. Administración de carteras de otros participantes del mercado.

A nivel macroeconómico, para apoyar el desarrollo nacional, el sistema financiero de cualquier país debe prestar, entre otros, los siguientes servicios:

  1. Proveer medios de pago de aceptación general
  2. La mayoría de las transacciones que se hacen actualmente no necesariamente se hacen en efectivo. En vez de ello existen productos financieros utilizados como medios de pago, tal es el caso de cheques, tarjetas de crédito, tarjetas de débito y transferencias electrónicas de fondos. Estos métodos son generalmente utilizados por los bancos comerciales para realizar los pagos proporcionados por determinados intermediarios financieros. Por lo tanto, las instituciones financieras transforman activos que no pueden ser utilizados como medios de pago, por otros activos que sí proporcionan esa propiedad.

    En efecto, todo sistema financiero debe crear y transformar activos y pasivos financieros que son utilizados por los miembros de la comunidad para llevar a cabo transacciones cuyo valor se expresa en medios de pago. Se trata del proceso de monetización de la economía, conocido también con el nombre de profundización monetaria. Es por esta razón que en un sentido amplio el dinero cumple una de las principales funciones, la de ser un medio de cambio generalmente aceptado, y de esta manera, permite vincular a todos los mercados de la economía.

  3. Suministrar servicios de intermediación financiera
  4. La intermediación financiera mide la diferencia entre las unidades económicas superavitarias de fondos prestables y aquellas otras unidades económicas deficitarias o que requieren recursos financieros adicionales (inversionistas o productores). Si no hubiera intermediarios financieros en el sistema, las unidades económicas estarían limitadas al autofinanciamiento. Es por esta razón que el autofinanciamiento a base del ahorro individual es ineficiente, por cuanto la fragmentación de los mercados ocasiona un uso y una asignación deficiente de los factores de la producción con que dispone la comunidad. En cambio, el servicio de intermediación financiera presenta ciertas ventajas al permitir: i) trasladar recursos de unas unidades económicas a otras; ii) que las unidades que ahorran y las que invierten obtengan simultáneamente ganancias adicionales; y, iii) que el sistema financiero obligue a los inversionistas a aprovechar las mejores oportunidades de inversión y a desarrollar los proyectos más rentables.

  5. Manejar el problema de disparidad de plazos en las transacciones financieras
  6. Esto se presenta porque generalmente el ahorrador desea colocar sus recursos en el corto plazo, a efecto de rotar y mantener la mayor liquidez posible y así desplazar sus recursos de acuerdo con las condiciones de rentabilidad y riesgo, mientras que el inversionista desea obtener recursos al mayor plazo posible y así disponer de más tiempo para pagar sus obligaciones.

  7. Facilitar la administración de la cartera de activos de las unidades económicas
  8. Por lo general, la riqueza se guarda por razones de precaución y de especulación. De acuerdo con Eduardo Lizano (1987), si no existieran mercados financieros, la riqueza se mantendría en diversos activos físicos: tierra, joyas, oro, ganado, divisas, etc. Ahora bien, el sistema financiero ofrece importantes alternativas de inversión en títulos o valores de diferentes categorías. De esta manera se reduce el costo de oportunidad de mantener la riqueza y se liberan recursos para el público demandante. Además, por medio de la diversificación de los activos de una cartera, se reduce el alto riesgo de algunos activos por otros con un riesgo menor.

  9. Ofrecer servicios de apoyo a las finanzas públicas

Conforme se amplía y se perfecciona el sistema financiero, se abren nuevas posibilidades de obtener recursos financieros, no sólo para el sector privado sino para el sector público. Esto puede representar una ventaja en países en los cuales el sistema tributario es incipiente y frágil, ya que se puede recurrir al endeudamiento interno.

La contribución que puede hacer el sistema financiero al desarrollo económico es la de operar eficientemente, por tal razón, las reformas al sistema financiero deben estar orientadas a lograr este objetivo.

CONCLUSIONES

  1. De acuerdo con la teoría económica, se considera que la función principal de todo sistema financiero debe ser contribuir con el logro de los objetivos de estabilización y crecimiento económico de un país, ofreciendo entre otros, servicios importantes tales como: proveer medios de pago de aceptación general; suministrar servicios de intermediación financiera; manejar el problema de disparidad de plazos en las transacciones financieras; facilitar la administración de la cartera de activos y, ofrecer servicios de apoyo a las finanzas públicas.
  2. Los debates sobre teoría y práctica del desarrollo económico han coincidido en afirmar que la importancia del sector financiero de un país, debe analizarse y evaluarse bajo la justificación de que dicho sistema debe existir sólo en tanto promueva el mejoramiento general de la productividad, y de esta manera propicie el desarrollo y crecimiento más acelerado de un sistema económico.
* El autor es entera y exclusivamente responsable por sus opiniones y, de consiguiente, éstas no reflejan la posición oficial del Banco de Guatemala, a menos de que ello se haga constar expresamente